La princesa Marie Chantal de Grecia

Marie-Chantal de Grecia es fan de Juego de Tronos… y sabemos quién es su favorito para ocupar el trono de hierro

La princesa vio anoche el estreno de la octava temporada de la serie y desveló que Daenerys Targaryen, la madre de Dragones, es su candidata para gobernar los Siete Reinos

by Martín Bianchi

La noche del domingo, medio planeta se sentó frente al televisor para ver el estreno de la octava y última temporada de Juego de Tronos, la exitosa serie de HBO basada en los libros del escritor estadounidense George R.R. Martin. Entre sus fieles seguidores hay mandatarios, políticos, actores  famosos y deportistas profesionales. La fiebre por Juego de Tronos incluso ha contagiado a la verdadera realeza.

VER GALERÍA

La princesa Marie-Chantal de Grecia publicó anoche en su cuenta de Instagram una imagen de ella viendo la popular serie. La empresaria americana y su marido, Pablo de Grecia, están disfrutando de unos días de descanso en las playas de los Hamptons, a las fueras de Nueva York, y aprovecharon la noche del domingo para conectarse a HBO y ver el estreno de la octava temporada de Juego de Tronos.

Marie-Chantal incluso nos ha desvelado quién es su personaje favorito para ocupar el deseado “trono de hierro”. “Amo a la madre de todos los dragones”, publicó la princesa, junto a una imagen de la actriz Emilia Clarke en la piel de Daenerys Targaryen, la única hija del rey Aerys y de su hermana-esposa, la reina Rhaella. No cabe duda de que la madre de dragones es la candidata de Marie-Chantal para gobernar los Siete Reinos.

VER GALERÍA

No es la primera vez que Juego de Tronos se cuela en Palacio. En 2015, Pablo Iglesias, líder de Podemos, aprovechó la visita a Bruselas de don Felipe para entregarle como regalo una copia de la colección de la serie. Para hacérselo llegar, el político se saltó el protocolo, logrando que su gesto se hiciera viral. El monarca agradeció el presente, pero reconoció a Iglesias que no había visto la serie.

Poco después trascendió que el rey entregó la colección a Patrimonio Nacional, cumpliendo con la regulación de los regalos a la familia real, que impide que los reyes y sus hijas acepten obsequios que no sean estrictamente institucionales.