australia-gtres

La anécdota con Miki, protagonista de la primera semifinal de Eurovisión

Tel Aviv, que calienta ya motores para la gran final de este sábado, acogió el martes la primera de las dos galas previas, en la que se clasificaron diez países

by hola.com

Todo está listo en Tel Aviv para acoger, este sábado, la 64ª edición del Festival de Eurovisión. O casi todo, porque aún falta por celebrar la segunda semifinal en la que se clasificará un nuevo grupo de países que podrá competir, dentro de tres días, contra los miembros del Big Five (Francia, Italia, Reino Unido, Alemania y España), contra el anfitrión (Israel) y contra los diez afortunados que este martes por la noche lograron el pase a la final: Grecia, Bielorrusia, Serbia, Chipre, Estonia, República Checa, Australia, Islandia, San Marino y Eslovenia.

El próximo sábado 18 de mayo podrás seguir en HOLA.com el Festival de Eurovisión en directo

VER GALERÍA

Todos ellos se enfrentaron a, entre otros, Portugal, Montenegro, Finlandia, Polonia, Hungría, Bélgica y Georgia, que tendrán que conformarse con seguir el Festival desde sus televisores al no conseguir clasificarse para la gran final que se celebrará el sábado por la noche. y en la que los favoritos son los representantes de Países Bajos, Rusia e Italia. Miki Núñez y La Venda ocupan el puesto 17 en el ránking de búsquedas de Google.

¿Quién ocupa el podio de favoritos para el Festival de Eurovisión?

VER GALERÍA

Precisamente Miki fue uno de los protagonistas de esta primera semifinal que presentaron Erez Tal, Lucy Ayoub, Assi Azar y la conocida modelo Bar Refaeli. En un momento de la gala, Azar quiso entrevistar al representante español y, entre risas y bromas, sacó una fotografía antigua en la que aparecía el cantante de La Venda sin camiseta y musculado. En pocos minutos, y en medio de la vergüenza de Miki, la imagen se convirtió en viral e hizo arder las redes sociales. 

Miki como nunca lo habías visto: su entrenamiento en el 'gym' antes de Eurovisión

VER GALERÍA

Durante la gala se sucedieron, además de las actuaciones de los países que aspiraban a clasificarse para la final del sábado, la de Netta Barzilai, ganadora israelí de la pasada edición de Eurovisión, que hizo bailar a los asistentes con una nueva versión de su emblemática canción Toy. Otro de los momentos más sorprendentes y espectaculares fue el protagonizado por Australia. Su representante, Kate Miller, desafió a la ley de la gravedad y ascendió hasta las alturas en una escena que recordaba a la de Peter Pan. Dana Internacional, ganadora del Festival en 1998, fue la encargada de poner el broche de oro a esta gala inolvidable y llena de sorpresas.