Ana Obregón

Ana Obregón pone en marcha un bonito proyecto relacionado con su hijo Aless

Su gran lección de vida le da fuerzas para seguir adelante y crear una fundación para la investigación contra el cáncer, según ha contado a ¡HOLA!

by A.S.C.

Ana Obregón ha dado a ¡HOLA! su entrevista más esperada, en la que habla de la impresionante lección de vida que le dio su hijo, de su legado y del inmenso dolor que siente desde su muerte. La actriz y presentadora sigue desolada tras el fallecimiento de Aless Lequio aunque intenta ir recomponiendo, poco a poco, las piezas de su corazón roto por la ausencia. Han pasado seis meses del fallecimiento de su hijo, a causa de un cáncer, a los 27 años, y un tremendo dolor acompaña a Ana desde entonces. Ahora ha abierto su corazón para hablar de su hijo, de cómo está viviendo su duelo y de un precioso proyecto relacionado con Aless.

En ¡HOLA!: Ana Obregón, el amor de una madre con Álex en el corazón
¿Por qué es tan significativo que Ana Obregón presente este año las campanadas?

Pese al tremendo dolor que Ana siente, la lección de vida que le dio Aless le da fuerzas para seguir adelante. Porque, como cuenta en las páginas de la revista de esta semana -de cuya entrevista ofrecemos aquí un fragmento- quiere seguir su legado y hacer cosas que Aless quiso hacer y no pudo terminar. 

¿Qué cosas?

Él estaba ilusionadísimo con crear una fundación para la investigación contra el cáncer. Lo hablábamos en el hospital, al final. Él me decía: «Quiero que todo lo que tengo, todo lo que he ganado, vaya a la fundación».
Así que voy a hacer una fundación, ya la estoy creando, y eso es lo que me ha dado las fuerzas para seguir viviendo. Se va a llamar fundación Aless Lequio y ya la estoy registrando. Y va a ser nada más que para investigación, porque desgraciadamente en España mueren trescientas veinte personas de cáncer cada día, y no hay dinero en los presupuestos del Estado para la investigación. La investigación salva vidas. Para empezar, quiero que todos los beneficios de esta entrevista sean para la fundación.

Así que este proyecto, la fundación Aless Lequio, es lo que te está sosteniendo en este momento.

Sí, fíjate que, por ejemplo, todavía no he tenido fuerzas para hacer lo relacionado con su testamento. Menos mal que lo han prolongado seis meses. Es que no tengo fuerzas. Me piden certificado de defunción... ¡Cómo voy a hacer eso! Es que no puedo, es que no es verdad... Tampoco había podido, hasta hace unos días, llamar para dar de baja el seguro médico. No tenía fuerzas para llamar porque era como decir: no hay marcha atrás. Es irreversible.
Y, sin embargo, para la fundación Aless Lequio no me ha costado ningún esfuerzo hablar con el abogado, inscribirlo, hacer los estatutos...
Yo sé que tengo que hacer muchas cosas. Tengo la misión de hacer lo que él quería hacer: ayudar a las personas que han perdido a alguien, a algún ser querido y, sobre todo, ayudar en la investigación del cáncer y contribuir a salvar vidas.
Aunque también sé que hay cosas que no puedo hacer, porque él quería tener hijos, casarse, ganar mucho dinero para tratarme como ningún hombre lo ha hecho.

SI QUIERES LEER LA ENTREVISTA COMPLETA, CONSIGUE LA REVISTA A PARTIR DEL MIÉRCOLES EN EL QUIOSCO O CÓMPRALA AQUÍ, DISPONIBLE TAMBIÉN A PARTIR DEL MIÉRCOLES

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie