Esta leche frita te va a enamorar

La leche frita forma parte de nuestra repostería más tradicional y es habitual encontrarla sobre todo en Semana Santa. Te damos la receta infalible, en vídeo, y algunos consejos para que te salga deliciosa

Por Susana Baticón

Si lo piensas bien, puede sonar un poco contradictorio: ¿leche que se fríe? Salvando las distancias es como el helado frito que hacen muchos restaurantes chinos. Un oxímoron en toda regla (ya sabes, esa figura literaria que combina dos palabras o expresiones de significado opuesto y que dan lugar a un sentido nuevo, como por ejemplo 'luz oscura'). 

No te pierdas: Las 15 recetas más tradicionales de Semana Santa que no pueden faltar en tu mesa

La leche se puede freír, con el añadido de harina de trigo y almidón de maíz -además de otros ingredientes- y da lugar a uno de nuestros postres caseros más populares. Su origen lo reclaman el País Vasco y Castilla y León pero no está muy claro y es probable que ya existiera desde muchos siglos antes, quizás como invención de los árabes. Lo que sí sabemos es que se consume sobre todo durante el Carnaval, la Cuaresma y la Semana Santa.

Leer más: cómete las 10 recetas tradicionales más importantes de la cocina vasca

La leche frita es un postre casero muy popular que se consume sobre todo durante el Carnaval, la Cuaresma y la Semana Santa.

Leche frita en vídeo receta paso a paso

La leche frita se presenta con forma de cuadrado o rectángulo y un grosor de no más de 3 cm. Su textura es suave y blanda -cuanto más cremosa, mejor-, tiene un color blanco por dentro y doradito por fuera, por la fritura, y, una vez sacada del aceite, se espolvorea con azúcar o con una mezcla de azúcar y canela

Leer más: ¿sabes de dónde viene la canela?

En esta vídeo receta vas a encontrar todo lo necesario para prepararla, con sus ingredientes y el paso a paso de su elaboración que, como verás, no es nada compleja. Eso sí requiere de varias horas de frío para que la leche cuaje y se pueda manipular bien al freírla.

Loading the player...

Ingredientes para hacer leche frita para 4 personas

  • 0.75 l de leche + 1 vaso
  • 1 piel de naranja
  • 1 piel de limón
  • 1 canela en rama
  • 80 gramos de harina de maíz
  • 100 g de azúcar blanco
  • 2 huevos
  • Harina
  • Azúcar blanco para espolvorear
  • Aceite vegetal

La canela es imprescindible para aromatizar la leche aunque también se le puede añadir cáscara de limón y/o naranja y vainilla.

Preparación de la leche frita

  1. Echa los 0,75 centilitros de leche en un cazo y pon al fuego con la piel de naranja y la de limón y la rama de canela. Calienta sin que llegue a hervir para que se infusione la leche con los aromas. Retira las pieles y la canela.
  2. Disuelve la harina de maíz en el vaso de leche, añádela a la leche aromatizada y remueve con varilla hasta que la mezcla vaya espesando.
  3. Forra una bandeja de cristal con papel film, vuelca la mezcla y tapa con un poco más de papel para que no se forme costra.
  4. Cuando haya perdido temperatura, mete 4 horas en la nevera para que se enfríe y termine de adquirir la consistencia adecuada. Saca la leche cuajada y córtala en cuadrados o rectángulos.
  5. Bate los dos huevos y pon harina en un plato.
  6. Calienta aceite en una sartén, pasa los cuadraditos por la harina y el huevo batido y ve friéndolos con cuidado para que se doren por todos lados.
  7. Deposítalos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de grasa y sírvelos con azúcar o con una mezcla de azúcar y canela en polvo.

La leche frita se toma templada o fría pero se recomienda no conservarla más de 3-4 días en la nevera.

Leer más: 15 postres espectaculares con huevo

Algunos trucos para hacer leche frita

  • Mezcla la leche con la canela y la cáscara de limón -y/o de naranja-, espera a que hierva y retira del fuego. Pon una tapa y deja infusionar durante unos 15 minutos para que el sabor sea más pronunciado.
  • Si te gusta la vainilla, también le va muy bien: ya sea en forma de vaina o de azúcar avainillado.
  • Disuelve la maicena en un poco de leche tibia para que evitar que se formen grumos y la mezcla quede más fina.
  • Cuando eches la maicena a la leche, baja el fuego al mínimo, esto también se traduce en que tarda más en espesar y queda más homogénea.
  • Si quieres lograr una textura mucho más cremosa puedes sustituir una parte de la leche por crema de leche o, incluso, añadirle una o dos yemas de huevo.
  • A nosotros nos encanta tomarla templada y te recomendamos que no la conserves más de 3 ó 4 días en la nevera.
  • Para hacer otras versiones de leche frita, puedes añadir un poco de cacao o de café a la mezcla de leche y maicena o usar leche de coco en lugar de la de vaca.
  • Puedes acompañar la leche frita con nata, helado y/o alguna salsa: caramelo, frutos rojos, vainilla, etc.
  • Hay a quien le gusta añadirle algún licor y flambearla.