Charlene de Mónaco

Fue intervenida hace una semana

Charlene de Mónaco se sincera sobre su estado de salud y sus hijos

La princesa ha participado en una entrevista realizada a principios de mes en la provincia sudafricana de KwaZulu-Natal

por hola.com

La princesa Charlene ha concedido sus primeras palabras desde que fue operada por tercera vez el pasado 8 de octubre para solucionar su grave infección de oídos, nariz y garganta que la tiene retenida en Sudáfrica, su país natal, al que viajó el pasado mes de mayo para participar en una campaña contra la caza de rinocerontes. Desde entonces no ha podido regresar a Mónaco a la espera de recuperarse de sus problemas de salud. Una semana después de su última cirugía, la esposa de Alberto de Mónaco ha compartido una entrevista, realizada a principios de mes en la provincia sudafricana de KwaZulu-Natal, en la que ha hablado sobre cómo se encuentra y de las ganas que tiene de regresar a casa junto a sus hijos. 

VER GALERÍA

Con un tono de voz sereno y pausado y hablando en inglés, la cuñada de las princesa Carolina y Estefanía ha comenzado su entrevista explicando la situación de los clanes zulúes, tras la muerte del rey Goodwill, a cuyo funeral acudió el pasado marzo y de la necesidad de preservar la riqueza medioambiental de Sudáfrica, vital para las futuras generaciones y con la que ella está especialmente comprometida. Después, la Princesa se ha sincerado sobre su salud y ha hablado de temas más personales, como de una de sus cirugías, la cual ha señalado que ha sido todo un éxito. "Vine a Sudáfrica a supervisar algunos de los proyectos de la Fundación, tenía una infección sin saberlo, así que se trató inmediatamente, pero por desgracia me obligó a quedarme durante varios meses", ha explicado sobre su situación, y ha matizado que se encuentra mucho más fuerte, con muchas ganas de volver a reunirse con sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella. "No puedo esperar más para volver a casa y estar con mis hijos, les echo enormemente de menos", ha dicho. "Creo que cualquier madre que haya estado separada de sus hijos durante meses se sentiría como yo", ha concluido.

VER GALERÍA

Esta es la primera vez que se escucha la voz de la exnadadora olímpica desde hace meses. Sin embargo, desde mayo, cuando viajó a su país natal se ha tenido la oportunidad de ver varias imágenes de ella, en las que ha aparecido con un aspecto algo desmejorado, más delgada y dando muestras de una cierta fragilidad. Sin embargo, y a juzgar por sus palabras, parece que la vuelta a casa sería más que inminente dada la buena marcha de su recuperación, pero ya habla de volver a África para continuar el trabajo cuando ni siquiera se ha ido. "Tengo claro que voy a volver y seguir el trabajo que he empezado, como ya he hecho en muchos países del continente y en Sudáfrica. Conservar, preservar, restaurar y educar, eso es en lo que se basa mi Fundación. Salvamos vidas", ha añadido. 

Las complicaciones en el estado de salud de la Princesa de Mónaco empezaron en mayo tras participar en una de las actividades de su Fundación. Fue entonces cuando contrajo la grave infección otorrinolaringológica que la ha impedido coger un avión con rumbo al Principado. Al no igualarse la presión de los oídos no podría soportar un vuelo de más de 20.000 pies de altura. El origen de este problema fue una intervención bucal en la que elevaron el seno maxilar, un procedimiento habitual en la colocación de implantes, que le provocó un fortísimo dolor de oídos. Desde entonces, ha tenido que acudir al hospital en varias ocasiones. En verano se sometió a dos intervenciones quirúrgicas y el 1 de septiembre ingresó de nuevo en el hospital tras sufrir un desmayo derivado de su infección.

Haz click para ver el documental de Charlene de Mónaco, su capítulo monográfico de la serie Royals. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Loading the player...

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie