Sociedad

La boda de Mª del Valle y Blas en una hacienda de olivar sevillana

La pareja pasó por el altar en la Iglesia de Santa María Nuestra Señora de Écija, Sevilla, y lo celebró en la Hacienda Molinillos, un espacio cuyos orígenes se remontan al siglo XVII

Más sobre:

Mª del Valle y Blas, muy felices, saliendo de la iglesia tras darse el 'sí, quiero'.
©Couche Photo

Mª del Valle RodríguezBlas Arroyo se conocieron durante una romería, en mayo de 2009, pero sus caminos no se volvieron a cruzar hasta pasado un tiempo. En noviembre de ese mismo año, las amigas de Mª del Valle se compincharon con Blas para que él y ella se volviesen a encontrar durante una fiesta con motivo del Día de Todos los Santos. 

Desde aquel encuentro hasta hoy han pasado más de diez años, y tras ocho años de relación, se comprometieron. Fue en las navidades de 2017. El Día de Reyes, mientras los padres, abuelos y hermanos de Mª del Valle se daban sus regalos, se giró para buscar el suyo y, de repente, lo descubrió: era un anillo. Blas le estaba pidiendo que se casase con él.

El pasado mes de marzo, celebraron, de manera oficial, su pedida de mano. La pareja reunió a sus familias en la toma de dichos. Un procedimiento necesario cuando los novios deciden darse el 'sí, quiero' por la iglesia. Antes de casarse, deben ir al templo religioso acompañados de sus testigos, personas que les conozcan bien. El sacerdote comprobará, entonces, que, en efecto, los novios han tomado esa decisión y están dispuestos a unirse en matrimonio. 

Tras 'los dichos', Blas le regaló otro anillo a su prometida: uno con 28 diamantes, en oro blanco, "mi anillo soñado", asegura Mª del Valle. La novia también confiesa que siempre tuvo claro cómo sería su vestido de ensueño, y confió su elaboración al diseñador José Luis Zambobino. Éste creó un vestido de corte asimétrico, que se asemejaba a un abrigo de invierno y contaba con una larga capa. 

En cuanto a los accesorios, además de los anillos que le regaló Blas y los pendientes de 'Suarez' que le entregaron sus suegros, la novia lució una tiara muy especial. Esta joya estaba confeccionada con unas pulseras de 'Suarez' que pertenecían a su abuela, y que lelvó a 'Marucca' para que las engarzaran. Su ramo fue obra de 'Flores Cártamo', y llevaba dos medallas con el nombre de sus abuelos paternos. Así, les recordó y rindió homenaje en aquel día tan especial para ella.

Mª del Valle y Blas pasaban por el altar en la Iglesia de Santa María Nuestra Señora de Écija, en Sevilla, el 1 de junio del año pasado. Don Francisco ofició la ceremonia, en la que se interpretaron desde temas clásicos como el Ave Maria hasta otros más actuales, como Only time. 

La llegada y la entrada al templo siempre fueron dos de los momentos "más soñados" por Mª del Valle desde que era una niña, y todo fue a la altura de sus expectativas. "No pudo ser más perfecto", afirma. La novia caminó "del brazo de mi padre" y apunta que "no podría explicar la sensación de felicidad y de paz que sentía, conforme iba andando sin perder los ojos de Blas en ningún momento".

Una vez declarados 'marido y mujer', los recién casados festejaron su matrimonio en la Hacienda Molinillos. Situada a tan sólo un cuarto de hora del centro de Sevilla, esta finca de olivar, cuyos orígenes se remontan al siglo XVII se convirtió, en efecto, en el escenario perfecto de su romántica boda. Allí, continuaron viviendo momentos emocionantes, como la entrada al patio donde tuvo lugar la cena. Para ellos, el momento más divertido de la jornada. Sonaba Photograph, de Ed Sheeran, y todos los invitados aguardaban su llegada con unos palos luminosos, bailando. 

 

¿Quieres compartir tu boda con nosotros? Aquí puedes hacerlo

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!