Sociedad

La boda de Patricia y Adrià en la masía Els Arquells

Rodeados de sus seres queridos, los novios se dieron el 'sí, quiero' en esta masía rural de Lleida. Un espacio lleno de naturaleza y con siglos de historia

Más sobre:

Patricia y Adrià celebraron su boda en un entorno lleno de naturaleza.
©Iolanda Sebé 

Para muchos, la Navidad es una época llena de magia, y quizá para Patricia Sabaté, desde hace unos cuantos años, también lo es. Y es que fue precisamente en unas vacaciones navideñas cuando conoció a Adrià Carulla, su actual marido. Su cuñado Pep, que es del mismo pueblo que Adrià, les presentó. Pero por aquel entonces Patricia vivía en Londres, así que una vez finalizaron las navidades, tuvo que volver a la capital británica.

Al mes de regresar, Adrià fue a visitarla, y pocos meses más tarde, Patricia hacía las maletas y ponía rumbo a Lleida, de nuevo.

En un cumpleaños de Patricia, la pareja se vio sorprendida por una llamada de teléfono: le habían comunicado a Adrià que había un fuego en su granja y debía acudir de manera inmediata. Para sorpresa de Patricia, cuando llegaron, se encontró un pasillo lleno de antorchas, y una cena con flores, champagne… Y tampoco podía faltar el regalo de la ‘cumpleañera’, un bolso en cuyo interior se encontraban unas cajas con sorpresa: un anillo de compromiso de la Joyería Luque, amigos de los padres de Patricia.

El 9 de junio de 2018, Adrià y Patricia celebraban su boda en la Iglesia Santa María de Linyola. La novia lucía un traje de ‘Pronovias’, que compró en la tienda Gala García de Lleida, y que acompañó de una capa hecha a medida por ‘Mireia Barcelona’, así como un ramo diseñado por Joan Conejo. “Confiaba plenamente en su gusto y él conocía el mío a la perfección”, explica Patricia, y el resultado fue un precioso bouquet que reflejaba su personalidad a la perfección.

Uno de los momentos más inesperados llegó con su entrada al templo religioso. Según detalla Patricia, siempre había querido entrar a la iglesia al ritmo del Canon de Pachelbel. Sin embargo, dado que una de sus mejores amigas también quería esa canción, escogió otro tema musical para que lo pudiera utilizar.

Aunque era una tradición entre su grupo de amigas tocar cuando una de ellas pasaba por el altar, en esta ocasión, no iba a poder cumplirse. “Me dijeron que les había sido imposible prepararlo, que lo sentían muchísimo, pero no lo harían”, comenta. Cuál fue su emoción al ver que allí estaban, con sus instrumentos y haciendo sonar su canción, el Canon de Pachelbel.

El matrimonio también recuerda las lecturas de sus seres queridos con especial cariño, ya que lograron que se les escapara alguna que otra lágrima. Y aunque Sandra, la hermana de Patricia, estaba tan emocionada que no pudo leer en el templo religioso, lo hizo cuando el diseñador y decorador Joan Conejo le enseñaba a la pareja el salón con material Jaiak.  Exclamó: “¡Ahora, ya mismo! Si no, no podré”, cogió una silla, les ordenó que se sentasen, y les dedicó unas preciosas palabras.

El espacio escogido para la posterior fiesta fue la masía rural Els Arquells, un espacio con siglos de historia, cuya decoración y organización fue orquestada por Joan Conejo y Jaiak.

Por último, la feliz pareja rememora el divertido momento al entrar al banquete. “Sonaba la canción Madre tierra de Chayanne, cuando de repente, se paró, y entró una charanga, regalo de mi hermana Sandra y mi cuñado Pep, que continuaron con la canción”. Un “momento de locura”, que consiguió que todo el mundo se animase a bailar, y que quedará para siempre en el recuerdo de Patricia y Adrià.

 

¿Quieres compartir tu boda o evento especial con nosotros? Aquí puedes hacerlo

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!