austria-medieval

AUSTRIA

Una ruta en coche entre palacios y castillos de Estiria

Desde refinados palacios aristocráticos, como el de Eggenberg en Graz, hasta fuertes inexpugnables como el de Riegersburg. Un recorrido entre imponentes baluartes por la tierra del vino de Estiria, cuyos paisajes inspiraron al pintor Gustav Klimt.

by David Granda

Arrancamos la ruta en Graz, capital de Estiria y segunda ciudad más importante de Austria, que posee el casco antiguo medieval más grande de Europa declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco junto con el castillo de Eggenberg, a unos tres kilómetros al oeste de la ciudad. Construido en el siglo XVII, con un excepcional estado de conservación, abarca el palacio, el gran parque de estilo inglés y las colecciones del Universalmuseum Joanneum. Esta fortaleza aristocrática es uno de los iconos culturales del país.

VER GALERÍA

FORTALEZAS INEXPUGNABLES

Tras conducir algo menos de una hora (61 km) se llega a la localidad de Riegersburg, cuyo castillo (dieriegersburg.at) se levanta imponente sobre la roca de basalto de un antiguo volcán. A casi 500 metros de altura, se ha montado un teleférico para facilitar el acceso. Construido en el siglo XI, de la estructura original se conservan tres kilómetros de murallas y once bastiones. Hoy en día abre al público una docena de habitaciones de las 108 que tiene la fortaleza, además posee un observatorio de aves, un museo de las brujas y celebra numerosas exhibiciones. A veinte minutos en coche del castillo de Riegersburg se encuentra el spa más original de Europa (blumau.com), cuyas termas son un diseño del arquitecto y artista vienés Friedensreich Hundertwasser, que transformó la arquitectura termal en una obra de arte. Fuentes medicinales, saunas, hotel y jardines ubicados en un paisaje insólito de casas de tejados verdes, formas redondeadas y fachadas llenas de color. En total, diseñó una superficie acuática que suma 2.724 m2 con once piscinas termales interiores y exteriores.

VER GALERÍA

Continuando 30 km al norte encontramos Herberstein, su estampa es espectacular, asentado sobre una roca en la barranca de Feistritz y desde el siglo XIII resultó un castillo invulnerable por tres sitios. Hoy en día las visitas y el acceso a los jardines históricos y al Museo Gironcoli son guiados.

VER GALERÍA

La ruta continua hacia la ciudad de Kapfenberg, al norte de Graz, cuyo castillo Oberkapfenberg data del siglo XIII (burg-oberkapfenberg.at), aunque posteriormente fue abandonado, y en los años 90 el ayuntamiento decidió restaurarlo y transformarlo en un icono de la región. Hoy en día acoge demostraciones de vuelos de aves y torneos medievales (el Ritterfest, uno de los festivales más populares de este tipo en Austria, se celebra aquí cada mes de junio).

No hay que abandonar Kapfenberg sin acercarse al Grüner See, un lago que surge con el deshielo de las nieves (a 28 km de la ciudad). En invierno tiene apenas un par de metros de profundidad, pero cuando el agua empieza a descender de las montañas en primavera supera los diez metros. La majada entre bosques se llena de un lago de aguas cristalinas de reflejos esmeralda, el paraíso para los buceadores de montaña, que disfrutan de un paisaje acuático único con peces entre las copas de los árboles, senderos y bancos para los caminantes. 

VER GALERÍA

Continuamos hacia el castillo medieval de Strechau o Burg Strechau (a algo más de una hora por carretera al noroeste de Graz) en Lassing (burg-strechau.at). Una fortificación románica que evolucionó hacia el gótico y que, a mediados del siglo XVI, se convirtió en el actual baluarte renacentista con un espléndido patio de arcadas. Si se siguiera hacia el oeste rumbo a Salzburgo se llegaría a otro lago, el Attersee, donde hay un sendero que le sigue la pista a los lugares que inspiraron los paisajes del pintor Gustav Klimt, que pasó aquí muchos veranos

La ruta acaba en el sur de Estiria, la tierra de los vitivinicultores en Austria. El verano es un buen momento para disfrutar de las terrazas de las típicas tabernas de vino (llamadas heurigen) que despachan los vinos de la última cosecha y platos caseros. Cerca de Leibnitz (a tan solo 39 km de Graz), en una colina arbolada está el castillo de Seggau (seggau.com), construido por los arzobispos de Salzburgo en el siglo XII como bastión de mando. Hoy es un hotel, y su bodega episcopal de más de 300 años es una de las más antiguas y grandes de Austria.

VER GALERÍA

CÓMO LLEGAR

No hay vuelos directos entre España y Graz, la capital de Estiria, a poco más de dos horas de Viena. Se puede optar por vuelos con escala de Lufthansa y Austrian Airlines o por vuelos directos de Iberia y también Austrian Airlines a Viena, y una vez en la capital austriaca comenzar la ruta en coche de alquiler.

DÓNDE DORMIR

En una ruta por los castillos de Estiria lo suyo es dormir en uno, como en el Hotel Schloss Thannegg (schloss-thannegg.at), que ocupa un castillo con casi mil años de historia y que pese a sus dimensiones esconde un hotel boutique familiar con pocas habitaciones. En Graz, la capital, destaca el Schlossberghotel (schlossberg-hotel.at), que además de habitaciones y suites, tiene apartamentos con preciosas antigüedades y obras de arte originales. 

Y EN AUSTRIA NO TE PIERDAS...

Ocho excursiones a tiro de piedra de Viena

 Austria a la carta: experiencias para sentirte un auténtico austriaco

Paisajes de ensueño, pueblos con encanto..., descubre esta ruta en bici junto al Danubio

Viena, a toda música (o Viena, la ciudad de los 15.000 conciertos)

Hallstatt, un pueblo de postal en los Alpes austriacos

Los 20 lugares más bonitos de Austria