kayak-acantilados-de-malaga

ACANTILADOS DE MARO (MÁLAGA)

En kayak por calas de ensueño junto a Nerja

Aguas limpias, altos acantilados y calas de ensueño. Nerja, una de las localidades más bellas de la Costa del Sol, esconde rincones insospechados. Pero para descubrirlos es necesario navegar en kayak por su litoral. Solo a bordo de esta embarcación será posible entrar en cuevas deslumbrantes y dejarse mojar por el agua dulce de una inesperada cascada que se despeña en el Mediterráneo.

by Manuel Mateo

El punto de partida de esta ruta en Kayak, que nos llevará por la costa en dos horas de navegación y siete kilómetros de travesía, es la playa de Burriana, en Nerja, frente al popular chiringuito de Ayo. De aquí parten las embarcaciones que se dirigen hacia el paraje natural de los Acantilados de Maro y Cerro Gordo, un espacio protegido donde Andalucía rompe la horizontalidad de sus playas. Navegar por estos parajes solo está permitido a bordo de estas embarcaciones que se desplazan con el empuje de los remos.

En este rincón de Málaga, el mar es una balsa y las aguas son de una transparencia absoluta gracias a la población de posidonias que germinan bajo el lecho marino. A simple vista, es posible ver la arena y las rocas del fondo, los peces que coletean junto al kayak y hasta los distintos colores que adopta el agua con solo desplazarse unos metros mar adentro.

La cueva del Lobo Marino debe su nombre a la comunidad de focas monje que frecuentaron este rincón apartado de la costa hasta 1960. Tiene una parte seca y una parte húmeda. Y es posible penetrar a ella con el kayak, girar la embarcación y, entre la oscuridad, ver la entrada con las rocas recortadas; al fondo, el Balcón de Europa, el símbolo patrimonial de Nerja, entre las casas que miran al mar. La oquedad es también un lugar ideal para la práctica del snorkel. El paseo en la embarcación nos conduce hasta la cascada de la Doncella, uno de los muchos nacimientos de agua que emanan entre los acantilados.

Entre afiladas paredes que superan los ochenta metros de altura es posible ver, allí donde rompen las olas, anémonas, coral naranja y tomates de mar, una suerte de crustáceos que se agarran a la roca, como los cangrejos que corretean entre ellas. En la corona de las rocas anidan la gaviota gris y la gaviota común. De repente, el color del acantilado cambia. El esquisto da paso a la pizarra negra y, tras un brusco giro, aparece la cala de Maro, epicentro del paraje natural. Las aguas se antojan más transparentes y limpias que en ningún otro lugar del Mediterráneo. Solo es posible acceder a ella a través de un camino dibujado por el acantilado y el terraplén o en embarcación desde el mar.

Al lado de la cala se extiende la zona conocida como La Laguna, un espacio de mar en calma cuya profundidad apenas es de metro y medio y las olas se amansan; una incitación a desembarcar y darse un baño.

De todos los rincones que se recorren durante el paseo, uno de los más embaucadores es el llamado Pasaje del Silencio. Es conveniente navegar por él en silencio absoluto, cerrar los ojos y escuchar el sonido del agua. Hay algo mágico en su eco, en el acompasado mareo de las aguas, en la resonancia que crea el suave balanceo de las olas entre el canal.

La ruta termina frente a la cascada de Maro, una espectacular chorrera de casi treinta metros de altura. En España solo hay dos cascadas de agua dulce que caigan directamente al mar: la de Ezaro despeña sus aguas al Atlántico, frente a las costas del Finisterre gallego; la de Maro lo hace frente al Mediterráneo, y en periodos de abundante lluvia, la cola de caballo crea un ruidoso estruendo y un permanente arcoiris cuando los rayos del sol reflejan el agua. Si la caída no es muy brusca, es posible navegar bajo ella y dejarse acariciar por el agua dulce que se despeña hasta desaparecer en el mar.

MUY PRÁCTICO

La autovía A-7 une Málaga con la localidad costera de Nerja en una hora. La N-340 conduce directamente a la vecina pedanía de Maro, desde donde es posible bajar hasta la famosa cala.

La actividad parte de la playa de Burriana, en Nerja, y la realiza la empresa Educare Aventura (educare-aventura.com). Tiene una duración aproximada de dos horas y cuesta 20 €.

Y en Nerja no te pierdas...

Exploramos la cueva de Nerja en privado guiados por Miguel Joven, Tito en la serie ‘Verano Azul’

Y en Málaga

La única cueva submarina de Europa está en Málaga y es visitable

48 horas en Málaga: guía básica para exprimir la capital de la Costa del Sol

Planes 'cool' (y alguno inesperado) para un fin de semana en Marbella

Frigiliana, no hay un pueblo blanco y andaluz con más encanto