Panorámica de Vilamoura y su puerto deportivo

DESTINOS DE COSTA

Portugal tiene su propia Marbella: Vilamoura, en el Algarve

La exclusividad de esta localidad costera entre Albufeira y Quintana está presente en sus hoteles, campos de golf y en su puerto deportivo, por eso es el destino preferido del turismo más elitista.

por Cristina Fernández

Aunque el centro urbano de esta atractiva ciudad del Algarve fue construido allá por los años 70 con el claro objetivo de servir de lugar de descanso estival a un turismo europeo de alto nivel, la realidad es que los romanos ya fueron conscientes, un puñado de siglos atrás, de las bondades de las que se disfrutaba por estos lares. Por eso, antes de lanzarnos de cabeza a refrescarnos en las gélidas aguas de un Atlántico que nos tienta desde el primer minuto, o de pasear por su famosa Marina para contemplar los espectaculares yates que en ella atracan, decidimos ahondar en sus orígenes. Y para ello visitamos el Museo Cerro da Vila, haciendo un auténtico viaje al pasado.

No te lo pierdas: La esencia del Algarve en 10 imprescindibles

VER GALERÍA

Junto a la carretera de acceso a la playa de Falésia, una de las más concurridas y aclamadas de este pedacito de Algarve, encontramos nuestro lugar. El paseo entre ruinas nos invita a vivir una experiencia inmersiva en una típica villa marítima romana a través de espectaculares mosaicos, lujosas domus, baños públicos, factorías de salazón de pescado y monumentos funerarios varios. De hecho, aquí podemos admirar, incluso, las tumbas que fueron desenterradas del cementerio de Vinha do Casão, también en Vilamoura, que corresponden a los siglos XII al X a. de C. Entre la colección de objetos expuestos vemos tesoros relacionados con la arquitectura, la escultura, el comercio e incluso los ritos funerarios.

No te lo pierdas: El Algarve en cinco pueblos bonitos, ¿te gustan con sabor a mar o a terruño?

FALÉSIA Y OTROS ARENALES

Con la lección de historia aprendida, por fin llega el disfrute de los kilómetros y kilómetros de playas de arenas finas –finísimas– y doradas, que se extienden por el litoral de Vilamoura. La de Falésia –que queda a mano– enamora desde el primer instante por el contraste entre sus aguas claras y sus imponentes acantilados de tonos rojizos, que nos regalan la postal más espectacular del lugar.

VER GALERÍA

Algo más al este, junto a la premiada y reconocida Marina, espera otro de los arenales más populares: la Praia de Vilamoura, de las preferidas por aquellos que desean ver y dejarse ver y donde marcan tendencia los beach clubs. Apostamos por Purobeach (purobeach.com), un auténtico oasis frente al Atlántico en el que no solo podemos disfrutar de la tranquilidad y el relax, también de la música con la que ambientan las jornadas sus dj´s residentes, y de su exquisita gastronomía –ojo a sus brunchs, que son toda una fantasía–. Un solo vistazo a la carta nos hace enloquecer, con propuestas como sus poke bowls o su arroz con rape.

VER GALERÍA

Eso sí, para los que no quieren mancharse los pies en la playa, Purobeach tiene también su versión «sin arena» en los jardines del Tivoli Vilamoura Resort, a tan solo unos pasos, donde el ambiente chill out se vive en torno a su piscina.

No te lo pierdas: El Algarve en un puñado de secretos

UN PASEO DE LUJO

Pero si Vilamoura concentra las miradas de medio mundo, no es solo por sus inigualables playas, sino también por la oferta de ocio que se puede disfrutar en torno a su Marina, el puerto deportivo más grande de Portugal. Más de 1300 amarres para los yates y barcos de lujo más exclusivos. Dar un paseo por sus muelles y contemplar la espectacularidad de muchos de ellos es un buen plan, aunque mucho mejor si después hacemos parada en alguno de sus numerosos bares y pubs con vistas al puerto para tomar el aperitivo, como Sete Café Figo & China, propiedad del ex futbolista portugués Luis Figo. Al caer la noche, la música ambienta las terrazas invitando a disfrutar de los verdaderos placeres de la vida. El dolce far niente toma aquí todo su sentido.

VER GALERÍA

Más allá, en un paseo por las calles aledañas, las propuestas para un ocio de lujo se multiplican. Aquí tienen espacio tiendas de productos artesanales de lo más exclusivos, pero también las grandes firmas internacionales. En una de esas calles se halla el afamado Casino de Vilamoura (gruposolverde.pt/casino-vilamoura), que, aunque cerrado temporalmente a consecuencia de la pandemia, planifica volver a abrir cuando las condiciones lo permitan para continuar dotando a las noches algarvías de la exclusividad de sus salas de juego y de todo tipo de espectáculos internacionales. Quien no se divierte en Vilamoura, es porque no quiere.

No te lo pierdas: ¿En cuál de estos lugares de la costa de Portugal te gustaría estar ahora?

QUE EL RITMO NO PARE

Si de algo puede presumir Vilamoura es de la infinita carta de actividades. Por ejemplo, el golf. No en vano, ha sido escogido en numerosas ocasiones por revistas especializadas y asociaciones internacionales como uno de los mejores destinos del mundo para su práctica. Tanto es así, que cuenta con ¡hasta 6 campos en su perímetro!, como los afamados Dom Pedro Old Club Golf Course y Dom Pedro Pinhal Golf Course.

VER GALERÍA

Con vistas al Atlántico infinito, o en el interior de la región, Vilamoura confirma que el golf es el deporte rey en el Algarve, a lo largo de cuyo territorio se reparten prestigiosos campos de juego, algunos diseñados por grandes nombres de esta disciplina, como Sir Henry Cotton, Arnold Palmer o Ronald Fream.

VER GALERÍA

También los deportes náuticos son una apuesta ganadora en este entorno. Por ejemplo, la vela, que cuenta con diversos negocios dedicados a la práctica y a la enseñanza en la propia Marina, uno de ellos, el Club Internacional da Marina de Vilamoura (cimav.org). Además, empresas de alquiler de yates de lujo ofrecen vivir en primera persona las experiencias más sofisticadas. ¿Una jornada de excursión por la costa algarviana a bordo de un barco privado de lo más exclusivo? ¿Un atardecer de ensueño desde el mar brindando con champán de primera? Champagne Cruises Vilamoura (boatcharteralgarve.com) o James Charters (jamescharters.com) son dos de las empresas dedicadas a llevarlas a cabo.

No te lo pierdas: Rincones de la costa portuguesa que ya estás tardando en descubrir

LUJO Y ESTILO FRENTE AL MAR

Pero vayamos a lo práctico, porque para alojarse en Vilamoura, el hotel tiene que estar a la altura, tarea fácil en este lugar. Una buena apuesta es optar por el Anantara Vilamoura Algarve Resort (anantara.com), un retiro de elegancia contemporánea de auténtico lujo. Y también, el Tivoli Marina Vilamoura Resort (tivolihotels.com), frente a las aguas del Atlántico, que presume no solo de tener habitaciones con las mejores vistas al mar y al puerto deportivo, también de ofrecer todo tipo de actividades.

VER GALERÍA

En el hall de entrada del Tivoli se halla Glee, la apuesta de la marca capitaneada por el joven repostero Patrick Mestre, que revoluciona la oferta de dulces delicattessen innovando en sus creaciones inspiradas en la pastelería fina francesa. Pero hay más: porque la gastronomía es, sin duda, uno de los fuertes del hotel. Por eso, una velada perfecta debe empezar por un delicioso cóctel de cara a la Marina en The Argo Cocktail Bar y continuar con un merecido homenaje a base de las mejores carnes del país en Pepper´s Steakhouse, acompañadas de su selecta carta de vinos, que incluye muchas referencias de la región del Algarve.

VER GALERÍA

Y como broche a la experiencia, un refrescante baño en su piscina circular, o, mucho mejor, un tratamiento relajante en el exclusivo spa, que traslada al Oriente más auténtico gracias a sus productos naturales inspirados en la arena y la sal del mar algarvianas. Un lujo que no se puede dejar de probar.

No te lo pierdas: Portugal en diez maravillas que seguro no son las que conoces

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie